Mayordomos / Butler

Un buen mayordomo, amén de tener una extraordinaria formación y preparación, debe ser una persona seria, elegante, discreta, educada, prudente, agradable, comedida, tranquila, resuelta… El actual mayordomo o asistente personal cumple una función primordial: atender a las necesidades de la/s persona/s que está/n a su servicio. Para desarrollar esta tarea de forma eficaz se requiere un alto grado de preparación. Es, como dicen los ingleses, una persona invisible pero siempre presente.

Hay unos cuantos requisitos imprescindibles. Una educación exquisita, unos modales correctos en todo momento y una discreción absoluta pueden ser tres de las características principales que definen esta profesión tan peculiar y poco conocida.

OBLIGACIONES

– Supervisar el personal de una casa. Ama de llaves, gobernanta, cocinera, servicio doméstico, etc.

– Responder a las llamadas telefónicas de forma atenta y diligente.

– Respetar la privacidad y confidencialidad de cualquier conversación que oiga.

– Hacer maletas y cualquier otro preparativo cuando hay previsto algún viaje -negocios, vacaciones..

– Controlar las compras de la casa tanto de provisiones como de otros artículos necesarios para la casa, productos de limpieza, flores frescas, repuestos, etc.

– Revisar el estado de las instalaciones en general -lámparas, puertas, armarios, jardín, piscina, etc.

– Organizar la agenda de compromisos de la casa de forma coordinada con su “jefe” -fiestas, bailes, encuentro para tomar el té o el café, etc.

– Comprobar el estado del parque móvil de la casa -automóviles, motocicletas, etc.

– Limpiar cualquier tipo objeto de la casa -objetos de plata, de cristal, de porcelana… lienzos y cuadros, tapicerías, alfombras, etc.

– Resolver situaciones imprevistas como coser un botón, limpiar una mancha de un traje o vestido, atender un desmayo o un percance similar, retirar un plato o copa que se rompe, etc.

– Saber disponer de forma correcta todos los elementos para una mesa: mantel, servilletas, cubertería, vajilla, cristalería, adornos, etc.

– Control y supervisión de cualquier tipo de obra o reparación que tenga lugar en la casa o en sus aledaños.