Atención Mayores

Los cuidadores de ancianos o discapacitados son los profesionales responsables de proporcionar, la atención y apoyo necesarios, a las personas dependientes en su casa y en su día a día.

Deben de ser una persona con energía y positiva. A veces, ser cuidador de personas mayores o discapacitadas conlleva tareas que pueden no ser cómodas y agradables. Hay que estar preparado. Cuidar implica muchas y variadas actividades de prestación de ayuda.

Los cuidadores de ancianos tienen como tareas que abarcan diversos campos: realizan las actividades de la casa (cocinar, lavar, limpiar, planchar, etc.).

Normalmente son los encargados de transportar al anciano o discapacitado fuera del domicilio (por ejemplo, acompañarle al médico, pasear junto a ellos…). Son también los encargados de la movilidad de los dependientes en el interior del domicilio (los acompañan al baño, les ayudan a levantarse y acostarse en la cama). Se ocupan de su higiene personal (peinarse, bañarse, vestirse, etc). Supervisan la toma de medicamentos (controlan los horarios y las dosis, por lo que es muy importante que sea una persona muy despierta). Colaboran o realizan tareas de enfermería. Resuelven situaciones conflictivas derivadas del cuidado (por ejemplo, cuando se comporta de forma agitada). Le ayudan en la comunicación con los demás cuando existen dificultades para expresarse. Hacen otras muchas “pequeñas cosas” (por ejemplo, llevarle un vaso de agua, acercar la radio, etc).

Los cuidadores de ancianos o discapacitados, pueden trabajar como internos, externos o por horas, según las necesidades de la familia que contrata.